Deadpool, una película de superhéroes para adultos

“Deadpool” se aleja por completo del esquema tradicional de las megaproducciones de superhéroes.


“Deadpool” se aleja por completo del esquema tradicional de las megaproducciones de superhéroes. según EcuaLink, “la cinta adapta una historieta de Marvel que no es masiva en Latinoamérica —tampoco lo es en Estados Unidos—, pero que en sus casi 25 años de vida se ha hecho respetar dentro del mundo de las viñetas, gracias a una narración innovadora que “rompe la cuarta pared” que separa al protagonista del lector (lo que académicamente se denomina esquema brechtiano, y que las audiencias han visto en series como “House of Cards” o “Malcolm in the Middle”). Y claro, también se ganó un espacio gracias a que el superhéroe es un tipo poco cauteloso, sarcástico y que no tiene problemas para usar el humor negro… y uno muy negro, apto sólo para mayores de 14 años, según la censura local. 

Él mismo se define como “un tipo malo que castiga a otros tipos más malos que él”. Y con esa vida es feliz. Pero cuando está pasando por su mejor momento junto a su prometida, Vanessa (Morena Baccarin), todo se va a pique: le diagnostican un cáncer terminal. Es con la excusa de salvar su vida que Wade llega al proyecto Arma X, el mismo que modificó genéticamente a Wolverine. Allí es sometido a una mutación genética que lo deja desfigurado, insensible al dolor y con la capacidad de regenerarse luego de sufrir cualquier herida. Es esa transformación la que posteriormente lo convierte en Deadpool “.